El cículo vicioso del AC Milan

Luiz Adriano y Carlos Bacca, esa será la delantera del AC Milan para la temporada 2015/16. Una buena delantera, no cabe duda. Pero la realidad no debe hacernos olvidar (no debería, sobre todo a afición y directiva milanistas) que los primeros objetivos para las posiciones de ataque fueron el Zlatan Ibrahimovic y Jackson Martínez. El sueco, aunque en los últimos días hayan vuelto a surgir rumores, parece haber descartado abandonar el PSG mientras que el colombiano prefirió ser transferido al Atlético de Madrid, según sus propias palabras “porque jugaba UEFA Champions y, deportivamente, estaba un escalón por encima del actual AC Milan”.
 
Además, el francés Geoffrey Kondogbia rompió a última hora el contrato que le iba a unir a los rossoneri para decantarse por la oferta del otro club de Milán, el Inter, que tampoco atraviesa, precisamente, un momento deportivo muy dulce.
 
Kongogbia abnadonó el Mónaco para recalar, finalmente, en el
Inter de Milan (Foto: metro.co.uk)
 
 
Sirvan estos ejemplos para ilustrar el hecho de que el AC Milan ha dejado de ser un destino atractivo para jugadores de primer nivel, algo inimaginable hace tan sólo pocos años. Donde otrora muchos hubiesen “matado” y renunciado a dinero por jugar en uno de los clubes más prestigiosos de Europa, hoy lo rechazan como si un equipo con 7 Copas de Europa (nunca nos olvidemos de eso) fuese un mediocre.
 
Soy consciente de que resulta difícil escapar del círculo vicioso en que hoy se encuentra metido el equipo de Berlusconi: decrecientes inversiones económicas unidas a espantosas políticos deportivas han hecho que el AC Milan haya ido perdiendo, lenta pero inexorablemente, gran parte de su prestigio a lo largo de los últimos años a la vez que iba descendiendo puestos en la clasificación final del Scudetto.
 
El descenso ha sido tan dramático que la pasada temporada ni siquiera adquirió el derecho a participar este próximo curso en competición europea. Y la pregunta es: y ahora, ¿qué? Sin buenos jugadores, es difícil conseguir buenas clasificaciones que nos hagan recuperar el prestigio pero, sin prestigio, no somos capaces de incorporar buenos jugadores.
 
Y parece que la directiva milanista parece haber tomado la decisión de romper ese círculo vicioso en el lugar donde parecía más fácil de hacerse: el entrenador. Ante semjante dilema, busquemos un entranador que sea capaz de sacar un rendimiento notable a buenos futbolistas pero, tal vez, no de primer nivel.
 
Y, alejado de los Seedorf o Inzaghi, traídos al banquillo más como “leyenda viva” del club y por su esperado (y nunca cumplido) efecto extra-motivador, el AC Milan ha optado por la contratación de Sinisa Mihajlovic, un entrenador del que ya hablamos para Falso9blog y que ha cuajado dos impresionantes temporadas en la Sampdoria.
 
Sinisa Mihajlovic, nuevo entrenador rossoneri (Foto: rossoneriblog.com)
 
 
Al margen de ser un excelente estratega y un estudioso del fútbol, el serbio saca un rendimiento excelente de cada uno de sus jugadores: Gabbiadini, transferido al Napoli en el pasadomercado de invierno; Pedro Obiang, traspasado al West Ham hace pocos días; Roberto Soriano, pretendido por varios grandes de Italia… son buenos ejemplos de ello.
 
Parece que, por fin, en Milán, alguien ha sabido diagnosticar el mal que aquejaba desde hace varios años al equipo más laureado de la ciudad. Y ha sabido poner el remedio. Si esto se acompaña, además, de buenos futbolistas, el AC MIlan volverá, pasito a pasito, a intentar asaltar la élite.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s