El singular periplo canadiense de Giovinco

Fue siempre Sebastian Giovinco un futbolista ‘diferente’. Un futbolista con clase, con regate, con gol, capacitado para asistir… no un delantero de referencia pero sí un excelente acompañante para un delantero de área, un magnífico mediapunta o segundo delantero. Pero, por estas extrañas circunstancias que tiene el fútbol o por la irregularidad de que suelen hacer gala este tipo de jugadores, jamás logró asentarse de forma definitiva en el club de su vida, la Juventus de Turín.

Sebastian Giovinco, con la camiseta de Toronto
(Foto: los18.com)
Apodado ‘La Hormiga Atómica’ (por su baja estatura y su cabeza rapada), Giovinco ingresó en las categorías inferiores de la Juventus en 1996 con apenas 9 años. Alternando categorías inferiores con equipo aficionados, fue creciendo y madurando hasta alcanzar el primer equipo en la temporada 2006/07, con la Juventus en Serie B debido al Calciopoli(escándalo de escuchas telefónicas e influencia en la designación de árbitros en el fútbol italiano).
Para la temporada siguiente, 2007/08 y ya con la Juventus de vuelta en Serie A, fue cedido al Empoli, curiosamente junto a Claudio Marchisio. Su notable temporada allí (6 goles y 4 asistencias en 35 partidos) hizo que volviese a casa en el verano de 2008. Sin embargo, en Turín nada fue igual: 3 goles y 7 asistencias fueron su exiguo balance en Liga en las dos siguientes temporadas en las que apenas jugó la mitad de los partidos, la mayoría de ellos saliendo desde el banquillo.
Ello provocó que, en el verano de 2010 aceptase una nueva cesión, esta vez al Parma y en un esquema de co-propiedad, una fórmula apenas explorada en España pero relativamente común en Italia. Su primera temporada allí fue notable, 30 presencia ligueras con 7 goles y 6 asistencias, que le valdrían su primera convocatoria con la nazionale. Pero la segunda fue absolutamente espectacular: 15 goles y 17 asistencias en 36 partidos. Números de crack.
Y la Juventus, a la vista de su desempeño, decidió apostar de forma definitiva por él y compró al Parma su porcentaje del jugador en el verano de 2012. La primera temporada de su vuelta a Turín dejaría una prestaciones notables (7 goles y otras tantas asistencias en 31 partidos de Liga) pero, a partir de la segunda, los Tévez, Llorente, Morata… comenzaron a cerrarle de forma progresiva la puerta no sólo de la titularidad, sino la de los minutos de calidad y Giovinco decidió abandonar su casa, esta vez de forma definitiva.
Celebrando un gol con la camiseta de la Juventus (Foto: liverfutbol.com)

Y su destino sería un tanto insospechado para un jugador de su nivel y su edad (28 años): el 19 de enero de 2015 se anunciaba su fichaje por el Toronto FC de la Major League Soccer (MLS) como jugador franquicia*. Y su primera temporada en tierras canadienses ha sido absolutamente espectacular: elegido “Contratación de Año” en la MLS, record de goles y asistencias combinados (38, repartidos entre 22 goles y 16 asistencias) en una sola temporada de la MLS, principal artífice de la clasificación de su equipo para los play-offsprimer jugador en meter más de veinte goles (algunos de ellos, de auténtico cracky dar más de diez asistencias en una sola temporada, finalista del premio Landon Donovan al mejor jugador del año en la MLS (se fallará el próximo 2 de Diciembre y el italiano competirá con Kei Kamara y Benny Feilhaber)…
Estos datos y su rendimiento a lo largo de la temporada que de forma tan brusca acabó para su equipo  (contundente derrota por 3 goles a 0 ante Montreal Impact en la primera ronda de los play-offs) ponen sobre la mesa el debate de si, más allá del dinero, Giovinco tomó la decisión adecuada cuando decidió enrolarse en la MLS. Aunque cueste trabajo creerlo, los hechos le han demostrado que no tiene el espacio que cree merecer en la Juventus actual. Pero, ¿no hay un buen número de notables equipos en Europa para los cuales sería un jugador más que aprovechable?
*Jugador franquicia: En la MLS, como en la mayoría de ligas estadounidenses y con el fin de mantener la competitividad entre los equipos, existen límites salariales que los equipos participantes no pueden rebasar. Esta regla hubiera imposibilitado en su día el acceso a esta Liga de David Beckham, pionero entre los futbolistas de alto nivel  en emigrar a la liga estadounidense. Para permitir el acceso a este tipo de futbolistas, con cuantiosos salarios y potenciar así el soccer en Estados Unidos, la MLS acordó que cada equipo pudiera tener tres ‘jugadores franquicia’ futbolistas cuya parte del salario que no puediera asumir el equipo, para no exceder el límite salarial, sería financiado por la la propia MLS.
NOTA DEL AUTOR: Este artículo fue escrito para @F9FInter

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s