2015, el verano de Raúl García, Correa y Vietto

Nos acercábamos al final del año 2011. El Atlético de Madrid, entrenado por Gregorio Manzano y, no lo olvidemos, con el gran Radamel Falcao en sus filas, transitaba con la mediocridad más absoluta en la Liga y acababa de protagonizar uno más de los ridículos a los que, desgraciadamente y hasta la llegada de Simeone, nos tenía acostumbrados la gestión de Enrique Cerezo y Miguel Ángel Gil Marín: la eliminación de la Copa del Rey ante el Albacete, un equipo que militaba en Segunda División B por aquel entonces.

Aterrorizado ante la opción de ser criticado y silbado por la grada, el dúo se agarró al único clavo ardiendo que podía quedarles: la contratación del citado Diego pablo Simeone como entrenador. Y digo ‘clavo ardiendo’ con todo el sentido del mundo porque, que nadie se engañe: el Atlético de Madrid no ficha el Diego Pablo Simeone entrenador, todavía bastante inmaduro y capaz tanto de hacer campeón a un equipo mediocre como Estudiantes como de descender a un histórico como River, que debe ser todavía mucho más difícil. El Atlético de Madrid ficha al Diego Pablo Simeone que conoció y disfrutó como jugador (duro, peleón, motivador, comprometido…) con la esperanza de que estas virtudes den en el banquillo el mismo resultado que dieron en el terreno de juego

Más allá de cómo (de bien) está resultando finalmente la historia, quisiera detenerme hoy en un detalle y en una frase que le dijo Simeone a Miguel Ángel Gil cuando se hizo cargo del equipo: “Te prometo que haré un equipo incómodo”. Y a fe que así ha sido, sobre todo en los primeros años: un equipo duro, rocoso, extra-motivado y al que costaba (y muchas veces sigue costando) un mundo hacerle un gol. Por mucho que a algunos les pese y otros quieran engañarse (o engañarnos), el Atlético nunca ha tenido (en la época reciente), tiene ni parece vaya a tener, a corto plazo, calidad suficiente para enfrentarse a un Real Madrid o a un Barcelona. Si quería competir con ellos debía ser en base a otras virtudes: al esfuerzo, al compromiso y a ese ‘otro futbol’ de que tanta hablaba Luis Aragonés.

Jugadores como Juanfran, Miranda, Godín, Gabi, Raúl García o Diego Costa eran tipos perfectos para desarrollar ese concepto de juego y basado en ellos y siempre dentro del reglamento (fundamental subrayar esto), el Atlético se convirtió en aquello que se dio por llamar ‘los mejores hijos de puta del mundo. Y, en gran medida, en base a eso (otra vez, que nadie se engañe), el Atlético logró los cinco títulos que adornan el palmarés de Simeone.

Pero, como nada es eterno en la vida, en el verano de 2014, abandonaría el club Diego Costa y en el de 2015 lo harían Joao Miranda y Raúl García; el brasileño, porque el club entendía tenía ya 31 años y era la última ocasión de sacar un buen dinero por él; y el navarro… por razones que la parroquia atlética nunca ha acabado de entender muy bien.

Había llegado aquel verano Luciano Vietto y Ángel Correa se había incorporado definitivamente al equipo tras su problema cardíaco; jugadores, ambos dos, que competirían con Raúl por el puesto de segundo delantero y, otras virtudes al margen, con bastante más calidad que el navarro. En el famoso ‘entorno’ (que decía Johan Cruyff) se repetía el (falso) debate de si el Atlético tenía jugadores para jugar otro tipo de fútbol; y digo ´falso´ porque jugadores, posiblemente, sí que los tenía, pero opciones reales de ganar títulos con otro tipo de fútbol, ninguna.

Ante la llegada de los dos argentinos y el consecuente exceso de ´segundos delanteros´, Simeone, nunca sabremos si por convencimiento propio o por la presión externa (cosa que extraña en un tipo de tanta personalidad) comunica a Raúl García que “le quiere en el equipo, pero que la competencia es muy fuerte, que jugará menos minutos que otros años, que entendía si se iba a un Athletic de Bilbao que casi le garantizaba la titularidad …”.

Y el navarro hace las maletas rumbo al norte de España. Y ni Vietto ni Correa consiguen llenar su hueco, ni en goles, ni mucho menos en garra y lucha. Y el Atlético de los últimos dos años, que ha puesto de manifiesto nuevas y desconocidas virtudes, ha perdido, indiscutiblemente, esa garra y ese ‘meter la pierna’ o ‘ir al choque’ (insisto, siempre dentro del reglamento) que aportaban los Raúl García, Costa, Miranda… y que hacía ganar muchos puntos.

Llegado a este punto, uno no puede dejar de preguntarse si fue un error abrirle la puerta al navarro. Y cierto es que es muy fácil afirmar las cosas a toro pasado, pero la respuesta parece obvia. Quien tenga oídos, que oiga (o que lea, en este caso).

2 pensamientos en “2015, el verano de Raúl García, Correa y Vietto

  1. EL Listo

    Gran artículo, durante un tiempo fuimos los mejores hijos de puta, el grupo salvaje ( mítica película del oeste) de la liga y de Europa. Y el problema no es que no hayamos fichado este año, el problema es que llevamos sin acertar en los fichajes tres años, Ni Correa, ni Vietto, ni Kranevitter, ni Gaitán, ni Vrslajiko, ni Jackson Martinez, ni Gameiro, ni Fernando Torres, ni Cerci, han sabido llenar los vacíos dejados por Miranda, por Raul Garcia, por Arda Turan e incluso Mario Suarez, ni Diego Costa, Mandzukic .

    Era un auténtico grupo salvaje del oeste que tenía conceptos defensivos y de presión muy elevados. Por no hablar del juego aéreo, hemos pasado de ser el mejor, a ser el peor equipo en juego aéreo de la liga, el dato ofrecido por El Dia Después tremendo, el peor equipo de la liga defiendo córners , nos rematan el 44% de los centros al área, el 44%!!.

    Una de las claves que ofreces es acertadisima y si lo hablamos muchos aficionados en debates tácticos. El desequilibrio negativo que ofrece Correa en este equipo, no es un delantero ( se pierde si lo pones arriba) y tampoco centrocampista ( interviene poco en el juego) no sabe defender ( siempre ve tarjeta en sus intentonas defensivas) ni sabe presionar ( siempre llega tarde) y arriba no ofrece un juego fluido ni combinativo, sino unas extrañas cabriolas, sin mirar de frente, que algunas veces salen bien, si, pero casi siempre mal. Yo definitivamente, y muchos abonados más no entendemos la obcecación de Simeone con este chico, sencillamente no vale para el Atleti, es un jugador para el Getafe, Leganés o Eibar.

    Con Carrasco pasa lo mismo pero a otro nivel, tampoco tiene conceptos defensivos, ni sabe presionar ni tiene el instinto de anticiparse, pero este a diferencia de Correa si aporta, y mucho ( casi todo ) en el aspecto ofensivo, tiene desborde, una diestra mágica y un gran disparo, Simeone , dadas sus carencias defensivas en algunos partidos comete el error de ponerle de delantero, se pierde, porque pierde metros de arrancada y de sorpresa. Carrasco ha de seguir, ha de jugar pero un su sitio, en el centro del campo, ocurre que para sostener a Carrasco, se necesita un lateral de muchas garantías detrás de el. Lo fueron Filipe y Juanfran, pero a día de hoy no tienen capacidad física para ocuparse de una banda sin que Carrasco les ayude.

    De Gaitán, Vietto, Gameiro o Torres ni hablo, porque sinceramente no tienen el nivel suficiente, y la culpa no es suya.

    En el centro del campo nos faltan el equilibrio que daban Mario Suarez y Thiago, los fichajes fallidos de Kranevitter y la desgracia de Augusto nos hacen estar peor que hace 3 años.

    ¿ todo es tan malo ? no, no lo es, hemos tenido mala suerte en muchos partidos, seguimos invictos en la liga , y en el campo de la Roma debimos ganar 0-3, y la plantilla sigue ofreciendo combinaciones infinitas.

    Como dices Simeone debe olvidarse de esos extraños segundos delanteros que no ofrecen nada positivo y desequilibran el equipo, y apostar eso si, por la verdadera posición de Saul Ñiguez, centrocampista llegador – no creador- posición en la que destacó sobremanera en la selección española. Ese es nuestro Raul Garcia, Saul, pero más arriba, detrás del delantero posición en la que realmente destacó Raul Garcia ( siempre fue la suya)

    Actualmente esa posición clave, segundo delantero, la ocupa Griezzman, pero muchos sospechamos que tiene la cabeza en otro sitio, yo le desplazaría a la banda, donde Correa no aporta nada, y pondría a Saul en su puesto…y arriba mientras llega Diego Costa, Torres…..porque no hay otro.

    Me gusta

    Responder
  2. Vicente Soto L.

    Muchisimas gracias, El Listo, por tu comentario. Gracias por dejarlo y gracias por todos los argumentos y razonamientos tacticos dejados en el. No coincido en todos pero ha sido un absoluto placer leerlo: no es facil encontrar alguien que, de verdad, entienda el juego, el FUTBOL como tal, mas alla del arbitro y la polemica.

    Seria un placer leyeses esto y poder seguir en contacto.

    Un saludo y gracias de nuevo.

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s