Archivo de la categoría: fútbol internacional

Feyenoord 2018/19: manteniendo el bloque y la apuesta

Arranca una nueva temporada el Feyenoord de Rotterdam de la mano del exjugador Giovanni van Bronckhorst (cuarta campaña al frente del equipo); y lo hace con pocas novedades con relación al bloque que se clasificase cuarto en la temporada 2017/18.

El esquema de partida será ese 4-3-3 intrínsecamente ligado al fútbol holandés desde tiempos inmemoriales; un esquema, en el caso del Feyenoord con pocas (o ninguna) variante ni en defensa (4 hombres en línea) ni en ataque (dos extremos por bandas y un delantero de referencia). La única licencia táctica que se permite van Bronckhorst, al menos, como esquema táctico de salida es como posicionar a los componentes del mediocampo, en función de si busca un modelo más ofensivo o más defensivo: en el primero opta por un único pivote defensivo acompañado de dos interiores mientras que en el segundo opta por un doble pivote más conservador con un tercer hombre más adelantado que ejerce labores de enganche con los tres de arriba. (Toornstra, habitualmente).

Si hablamos de futbolistas relevantes, hemos de fijarnos en varios aspectos. El primero de ellos, la pérdida del veterano marroquí Karin El Ahmadi quien, tras cuatro años en Rotterdam, ha decidido apurar los últimos anos de su carrera en Arabia. Desde su posición de mediocentro, era el auténtico soporte del equipo. Para reemplazarle, he llegado, aunque en condición de cedido desde el Southampton, un viejo conocido de la afición de De Kuip: Jordi Clasie; el hijo prodigo que regresa tras un no excesivamente exitoso periplo en Inglaterra, cesión incluida en el Brujas. Clasie firmo por The Saints en el verano de 2015 por quince millones de Euros con vitola de gran jugador. Sin embargo, nunca llegó a cuajar en Inglaterra, hasta el punto de que el Southampton le ha cedido las dos últimas campañas. Si recupera el nivel y siempre que van Bronckhorst se decida por un doble pivote, debería ser el acompañante de Tonny Vilhena (seis años ya en el primer equipo, pese a sus apenas 23 de edad) en el mismo.

Otro nombre propio en el mediocampo es el marroquí Yassin Ayoub, quien llega libre procedente del Utrecht donde, tras llegar del Ajax Youth con apenas quince años y haber recorrido todas sus categorías inferiores, ha jugado las seis últimas campañas. Un jugador, Ayoub, de muy toque, muy técnico y que puede desempeñarse tanto de medio centro, como de interior como, incluso, en un costado si van Bronckhorst decidiese, en algún partido, jugar con una línea de cuatro en el medio del campo.

Y, para la delantera, cuatro nombres propios que se mantienen con relación al año pasado: los rapidísimos Berghuis (por derecha) y Boetius (por izquierda), como auténticos puñales por ambos extremos y el danés Nicolai Jorgensen como punta de lanza; todo ello con el complemento del mítico Robin van Persie quien, tras su periplo de 14 años por Arsenal, Manchester United y Fenerbahce, volvió ‘a casa’ el invierno pasado y quien parece pueda estar en su última temporada antes de la retirada.

Robin van Persie, ante la que probablemente sea su ultima temporada en activo

Robin van Persie, ante la que probablemente sea su ultima temporada en activo (Foto: feyenoord.com)

Y, siguiendo con la delantera, dos nombres propios más: el sueco Sam Larsson, principal de reemplazo de Berghuis o Boetius y una adquisición a seguir ‘con lupa’, Luis Sinisterra, colombiano de 19 años, por quien el Feyenoord acaba de desembolsar dos millones Euros al Once Caldas.

Y en defensa, dos bajas notables: la de Kevin Diks, que ha vuelto a la Fiorentina tras su cesión la pasada campaña y en la fue el dueño indiscutible del lateral derecho y la del experimentado portero Brad Jones. Para sustituir a Diks y a tenor de lo visto en los partidos de pretemporada, parece van Bronckhorst optara por recolocar a un central, Jeremiah St. Juste, en esta posición. Para el centro de la defensa y tras los graves problemas sufridos en forma de lesiones durante toda la campaña pasada, los holandeses van Beek y van der Heijden y el brasileño Botteghin se repartirán las dos plazas en el centro de la defensa, dejando el lateral zurdo para Malacia mientras no se recupere el indiscutible Haps.

Justin van Bilow parece estar ganando la carrera de la porteria

Justin Bilow parece estar ganando la carrera de la porteria (Foto: feyenoord.com)

Y para cubrir la baja de Jones en la meta, dos jóvenes holandeses, 20 años contemplan a cada uno: Justin Bilow y Ramon ten Hove. Importante papel tendrá en el crecimiento de ambos, si logra recuperarse de su lesión en el tendón de Aquiles el veterano Kenneth Vermeer quien, tras la baja de Jones, de regresado este verano tras su cesión al Brujas belga.

En resumen, un bloque que se mantiene con relación al del pasado no, dos o tres bajas notables (Jones, Diks o El Ahmadi) y dos incorporaciones a las que seguir muy de cerca: Sinisterra y Ayoub.

Previa Olympiacos – Juventus: los de Allegri no quieren sustos

Escribo para @calcio_VAVEL la previa del Olympiacos – Juventus que se disputa manana, correspondiente a la última jornada de la fase de grupos de la Champions 2017-18. La Juventus tiene (casi) todo a vafor y, si plantrea un partido la mitad de serio que el pasado viernes, en San Paolo, debería pasar sin mayores apurros. El texto completo, aqui.

México: con ‘todo’ a la Copa Confederaciones

¿Cómo ha llegado hasta la Copa Confederaciones?

México lograría su billete a este torneo a esta Copa Confederaciones Rusia 2017 a través de la Copa CONCACAF 2015, que no fue más que un repechaje o enfrentamiento directo (ideado por la propia CONCACAF para decidir su representante en este evento) entre los ganadores de las dos últimas ediciones de la Copa de Oro: Estados Unidos en 2013 y México en 2015.

El encuentro, disputado en el Rose Bowl de Pasadena el pasado de 10 Octubre de 2015 estuvo rodeado de no pocas peculiaridades: comenzando por la elección de la sede (geográficamente estadounidense pero con alta proporción de población mexicana) y siguiendo por el interinaje de Ricardo ‘el Tuca’ Ferretti en el banquillo mexicano, tras la salida de Miguel Herrera y el absoluto convencimiento del preparador de Tigres de no ser nombrado definitivamente seleccionador, como así reclamaban muchos sectores del fútbol mexicano.

Y el compromiso no defraudó, al menos en lo que se refiere a intensidad y emoción: dos goles, uno por equipo, en los primeros quince minutos (Javier ‘Chicharito’ Hernández para México y Geoff Cameron para los Estados Unidos todavía dirigidos en aquel entonces por el alemán Jürgen Klinsmann) … y después, la nada, en lo que se refiere a goles, hasta el final del tiempo reglamentario.

E la prórroga, más emoción: gol de Oribe Peralta para México en el 96, nuevo empate de Estados Unidos, obra de Bobby Wood, que parecía llevar el partido (y la clasificación a la Copa Confederaciones) a los penalties … y gol en el minuto 118 del lateral derecho mexicano, Paul Aguilar, para desatar la locura del público presente en el Rose Bowl y de todo un país.

 

 

Su grupo: Se encuentra encuadrado México en el Grupo A de esta Copa Confederaciones, junto con el anfitrión y organizador de la Copa Mundial de Fútbol de 2018, Rusia; el campeón de la última Eurocopa, Portugal y el campeón de la Copa de las Naciones de Oceanía (OFC) 2016, Nueva Zelanda.

Con los oceánicos como teórica cenicienta del grupo, parece serán México, Portugal y Rusia quien luchen por las dos plazas que dan acceso a las semifinales. Y vistas las experiencias de ediciones anteriores de estos torneos, hay dos factores que marcan muchísimo los resultados finales y la clasificación: uno es la motivación con la que los equipos afrontan el torneo (casi ningún equipo se toma esto como un Mundial o una Eurocopa) y el segundo, y seguramente muy relacionado con el primero, es que los entrenadores suelen utilizarlo como banco de pruebas, aunque sea con los jugadores habituales.

Y aquí entra ya el juego de la imaginación ya la especulación: ¿conseguirá Rusia paliar su menor nivel futbolístico con el aliciente de ser anfitrión? ¿Mantendrá Portugal la motivación o habrá perdido ya el ‘hambre’ tras haberse proclamado campeón de Europa? ¿Mantendrá Cristiano Ronaldo (máxime con las ausencias alemanas, sin duda, la gran estrella del torneo) su sublime estado de forma de los últimos tres meses?

Y entre tanto interrogante, quien esto escribe tiene una certeza: el ‘Tri’ de Juan Carlos Osorio será un equipo muy competitivo, saldrá ‘a por todas’ y, salvo actuación descollante de Cristiano Ronaldo (algo, obviamente, en absoluto descartable) es claro candidato al primer puesto del grupo o, al menos, a clasificarse para semifinales.

Y, a partir de ahí, con Alemania y Chile como teóricos rivales (con permiso de Camerún y Australia), se irá viendo. Pero de lo que no cabe duda es que será un gran banco de pruebas para esta selección mexicana de Osorio que, por amor de la geografía, apenas ha enfrentado a rivales de nivel desde que llegase al cargo: apenas Chile, enfrentada en dos ocasiones (con una victoria en un amistoso y la humillante derrota por 7 goles a 0 en los cuartos de final de la Copa América Centenario del pasado año), Croacia, Uruguay o Paraguay puedan ser consideradas selecciones de un cierto nivel futbolístico para calibrar las posibilidades de este selección de Juan Carlos Osorio.

Los antecedentes: En el torneo, México comenzará su participación contra Portugal. Únicamente se ha enfrentado en una ocasión en competencia oficial, mientras que han disputado 2 partidos amistosos con balance positivo ante el combinado europeo. El primer partido se disputó en 1969, el cual terminó con un 0-0. En la Copa Mundial de Alemania 2006, se vieron las caras en la fase grupos finalizando en victoria lusa con marcador de 2-1. Y en duelo más reciente, Portugal derrotó al Tricolor por la mínima diferencia en 2014.

Para el segundo compromiso, México se medirá ante Nueva Zelanda después del repechaje para acceder a la Copa Mundial de Brasil 2014, serie que finalizó con un contundente 9-3 a favor de los aztecas. Los mexicanos tienen un balance a favor tras enfrentarse a la selección de Oceanía de tratarse de 4 victorias contra una de los ‘Kiwis’.

Y cerrará actividades contra el anfitrión, en el récord histórico prevalecen los empates puesto que 11 compromisos que han disputado, el empate se ha repetido en 6 ocasiones. Únicamente con un compromiso oficial que finalizó en empate a 0-0. Rusia ha derrotado al conjunto Tricolor en 4 ocasiones por una de los mexicanos. En la estadística goleadora, también el conjunto europeo lleva las de ganar con 12 a favor contra 3 goles aztecas.

 

 Los 23 elegidos: Al contrario de lo que sucede con otros países como Alemania, que han optado por la opción de presentar una selección más “alternativa”, dándoles la oportunidad a jóvenes valores de competir en un torneo internacional, Juan Carlos Osorio ha optado por todo lo contrario: lleva el estratega colombiano todo (o prácticamente todo lo que tiene). Sorprende, tal vez, la ausencia de Alan Pulido, que ha hecho una notable temporada en el club Chivas que se han alzado con el doblete; también han quedado fuera habituales en otras convocatorias como Orbelín Pineda, Jürgen Damn o Jesús Dueñas.

Yendo por líneas, en la portería, mucha veteranía y experiencia con porteros todos ellos que superan la treintena: Rodolfo Cota; el irregular, capaz de lo mejor y la peor, Guillermo Ochoa y el ‘eterno’ Alfredo Talavera, la sobriedad hecha portero.

En defensa, destaca, una vez más, la presencia en la lista del gran káiser mexicano, Rafa Márquez (38 años le contemplan) secundada por otros tres hombres muy ya curtidos en Europa, Héctor Moreno, Diego Reyes y Miguel Layún, y otro que se intenta abrir camino en el continente europeo, Carlos Salcedo. Completan la relación de zagueros los ‘locales’ Oswaldo Alanís, Néstor Araujo y Luis Reyes.

Y de mediocampo hacia adelante, pareciera México un equipo un tanto descompensado, con un notable talento, pero con poco de eso que ahora se ha dado en llamar ‘músculo’: muchos extremos, interiores o media puntas capaces de descolocar a cualquier zaga si tienen un buen día (hablamos de los Javier Aquino, Héctor Herrera, Jürgen Damm – quien sustituirá a última hora a Jesús ‘Tecatito’ Corona baja por motivos personales-, Carlos Vela, o el gran Hirving ‘Chuky`Lozano) y buenos rematadores pero se echa en falta algo en lo que se refiere al juego posicional en medio campo: otro ilustre veterano, Andrés Guardado, debe ser el principal referente en la posición de pivote por delante de la defensa y Jonathan dos Santos o Héctor Herrera, si retrasa un poco su posición podrían acompañarle ahí, pero habrá que ver si este planteamiento es suficiente ante selecciones de un cierto nivel o si deja el mediocampo un tanto desguarnecido.

Y delante, para transformar en goles el caudal de juego que, sin duda, deben generar mediapuntas y extremos, otros tres clásicos: Raúl Jiménez, Oribe Peralta y el ‘Chicharito’; delanteros, tal vez no de primer nivel mundial pero que siempre han garantizado un buen número de goles a lo largo de sus carreras.

 

Fuente: @TFM_web

Quiero ser un perdedor como Guardiola

Corría la primavera de 2008. El holandés Frank Rijkaard cumplía su quinta temporada en el banquillo del Futbol Club Barcelona pero, tras un año sin títulos y sin excesivas opciones de conseguirlos en esa campaña, en el entorno culé se empezaba a dudar de su continuidad para la campaña 2008/09. En un mundo, éste del fútbol, con tan poca memoria, muy atrás habían quedado ya las Ligas de 2005 y 2006 y la Copa de Europa lograda también en 2006. Su única opción, el único clavo al que podía agarrase el tulipán holandés para su continuidad en el banquillo blaugrana (y, por ende, la afición para no completar un segundo año sin títulos) era la Copa de Europa. Y ni con ello estaba clara de continuidad de Rijkaard. Pero, por si hubiese alguna duda, el Manchester United se encargo de disiparlas, eliminando a los blaugranas en semifinales, gracias a un solitario gol de Scholes en el partido de vuelta disputado en Old Trafford (el encuentro de ida en el Camp Nou había concluido con empate a cero). Un Manchester que sería finalmente campeón, en parte ‘gracias’ al tristemente (para el Chelsea) famoso resbalón de John Terry en la tanda de penalties.
 

Sigue leyendo

Portugal: a la séptima fue la vencida

Aunque no suele ser incluida cuando se habla de los inquilinos habituales, lo cierto es que la selección portuguesa tiene un curioso record: ha alcanzado 5 semifinales (y dos finales, incluida la que disputará este domingo frente a Francia) en 7 ediciones de Eurocopa disputadas. Y hay dos circunstancias que sorprenden de este hecho: el porcentaje de ‘acierto’ y el (bajo) número de ediciones disputadas, apenas 7. Y es que, aunque es un habitual de las fases finales en los últimos años, eso no ha sido siempre así. En lo que se refiere a Copas del Mundo, salvo dos presencias aisladas en Inglaterra ’66 (de la mano del gran Eusebio) y en México ’86, sus participaciones no se hicieron continuas hasta el Mundial de Corea y Japón en 2002. Y, en lo que se refiere a Eurocopas, más de lo mismo: salvo la (espectacular) aparición en Francia ’84, no volvió a una gran cita europea hasta la edición de 1996, disputada en Inglaterra.
Portugal, celebrando uno de los dos goles logrados
en la semifinal frente a Gales (Foto: t13.cl)
Pero parece haber venido para quedarse: por un lado, desde 2000, no falta a una gran cita y, en lo que se refiere a Eurocopas, lleva varias ediciones quedando muy cerca del título. Y su idilio con las semifinales empezó, curiosamente, en otro Eurocopa en Francia, la de 1984. Era la Portugal de Sousa, Pacheco, Frasco… pero, sobre todo, del gran Chalana. Un jugador marcado por las lesiones, marcado por su carácter pero un jugador espectacular cuando estaba centrado, un extremo con una velocidad ‘endemoniada’ y que, en aquella Eurocopa, rayaría a un nivel fantástico.
Eran tiempos de Eurocopas muy duras, con sólo 8 equipos, algo que parece inimaginable hoy, pero que fue moneda común muchos años. Era muy difícil clasificarse (de ahí las ausencias de Portugal en muchas ediciones) y más difícil aún alcanzar las semifinales. Portugal caería encuadrada en el grupo B, junto con España, Alemania Federal (aún no estaba unificada) y Rumanía; dos empates con Portugal y España y una victoria frente a Rumanía la clasificaron como segunda de grupo (España sería primera gracia al mítico gol de Antonio Maceda en el último minuto del encuentro frente a los alemanes).
Fernando Chalana cuajó una excepcional Eurocopa.
Y esa segunda plaza llevó a los lusos a disputar la semifinal frente a los anfitriones, que habían hecho pleno en la primera fase: tres victorias, seis puntos (si, las victorias todavía valían dos puntos), nueve goles a favor (nada menos que ¡¡siete!! del gran Michel Platini) y tan sólo dos en contra… El partido resultó un monumento al fútbol y no se decidió hasta la prórroga: tras llegar al final del tiempo reglamentario con empate a 1 (Domergue marcaría para Francia y Jordao para Portugal), el mismo Jordao adelantaría a los lusos en la prórroga pero otro gol de Domergue, en el 114, y (cómo no) de Michel Platini en el 119 acabarían con el sueño de Portugal.
Tras las ausencias en Alemania ’88  y Suecia ’92, los portugueses volverían a un gran torneo continental en Inglaterra ‘96, disputada ya con 16 equipos. Pero, tras una notable primera fase (fue primera del Grupo D),  sorprendente Republica Checa, subcampeona a la postre, la eliminaría en cuartos de final. Uno a cero y, habida cuenta de lo exhibido en la primera fase,  prematura vuelta a casa.
Volverían a la carga los portugueses en 2000, en la edición disputada en Bélgica y Holanda. Y lo hicieron de forma arrolladora, encabezando su grupo, con tres victorias en tres partidos y dejando fuera a dos históricos, Alemania e Inglaterra. Era la Portugal de Figo, Rui Costa, Paulo Sousa, Fernando Couto… En cuartos de final se desharían sin mayores de Turquía y sólo la Francia de un Zinedine Zidane en plena madurez, que venía ser campeona del mundo dos años antes y que sería, a la postre, campeona de Europa en esa edición, fue capaz de frenarles en las ‘malditas’ semifinales. Pese a ello, vendieron cara su derrota: esta llegó en el minuto 117 de la prórroga; su autor, Zidne, no podía ser otro.
Figo y Zidane, Portugal y Francia, frente a frente
Tras dos semifinales en tres participaciones, a Portugal le llegaba su gran oportunidad en 2004, al ser el país anfitrión. Todo el mundo en el país luso confiaba en que verían ‘en casa’ el triunfo definitivo de su país y la prensa internacional les daba como uno de los grandes favoritos. Pero se cruzarían con una inesperada ‘piedra en el camino’, protagonista de una de las mayores gestas que ha conocido este bendito deporte: la selección de Grecia.Quedaron encuadrados portugueses y helenosen el mismo grupo clasificatorio, el A, junto con España y Rusia. Y ya fue el primer partido un tenebroso anticipo de lo que ocurriría días más tarde, de forma mucha más dolorosa y definitiva. En aquél primer envite, los griegos vencieron a los anfitriones por dos tantos a uno y, de hehco, Portugal no hizo su gol (obra de Cristiano Ronaldo, que debutaba en una gran competición internacional a nivel de selecciones).
Con la rémora de esa primera derrota, Portugal ya fue muy forzada y se vio obligada a ganar a Rusia (dos a cero, con goles de Maniche al inicio y Rui Costa, al final) y a jugársela en el tercer y definitivo encuentro frente a España. La victoria lusa, por un gol a cero (Nuno Gomes) unida a la derrota griega ante rusa, hizo alzarse a los anfitriones con la primera plaza del grupo, pareciendo dejar en una mera anécdota la derrota inicial.
Sin embargo, no sería ningún camino de rosas el que llevaría a los portugueses a la final. Los decisivos penalties, en unos apasionantes cuartos de final ante Inglaterra, fue el salvoconducto a sus terceras semifinales. Cabe destacar que, instaurado aquel extraño invento del ‘gol de plata’, en aquella semifinal se lograrían dos, uno por equipo, obra y gracia de Rui Costa y Frank Lampard, primeros jugadores de la historia en conseguir ese gol y único partido de la historia en que se hayan conseguido dos. La semifinal, ante Holanda, resultaría menos complicada de lo que podría deducirse del marcador final (dos goles a uno).
Y en la final, se volvería a cruzar Portugal con Grecia, sorprendente vencedor de Francia, en cuartos, y de la República Checa, en las semifinales. Pero la esperada y esperable revancha no fue tal y un gol del griego Charisteas hizo llorar amargamente a un país, el luso, que ya se veía campeón.
 
Un jovencísmo Cristiano Ronaldo, desolado tras perder la final de 2004 (Foto: ole.com.ar)
 
Nuevo envite en la Eurocopa de Austria y Suiza de 2008, si bien menos brillante en su resultado final: tras ser primeros en su grupo de clasificación, un difícil cruce ante Alemania (que había sucumbido en su grupo ante la Croacia de los hermanos Kovac, Modric, Srna, Kranjcar) les dejó fuera en la primera ronda eliminatoria. Al igual que sucediese ante Francia en 2000, en la otra ocasión en que los portugueses no han accedido a semifinales, no fueron enemigo fácil: tres goles a dos vencieron los alemanes de forma muy apurada.
Y nueva demostración de poderío y saber hacer en la edición de 2012, disputada en Polonia y Ucrania. Se ha mentado tanto el término ‘grupo de la muerte’ que casi ha perdido su significado inicial, entre otras muchas razones, porque se usa muchas veces para referirse a grupos que no lo son tanto. Pero el B de aquella Eurocopa lo merecía con creces: Alemania, Holanda, Portugal y Dinamarca conformaban un grupo en el que cualquiera de los 6 partidos a disputar era tremendamente atractivo. Salieron los portugueses victoriosos del reto, como segundos de frupo, tras una derrota, por la mínina, ante Alemania y dos victorias, también por la mínima ante Dinamarca (tres a dos) y Holanda (dos a uno).
Apurada victoria también ante la República Checa en cuartos, con un solitario gol de Cristiano en los últimos minutos y en las semifinales, su hábitat natural en este torneo, el gran ‘ogro’, España, que era vigente campeona de Europa y del mundo. Aguantaron los portugueses el empate a cero inicial todo el tiempo reglamentario y la consiguiente prórroga pero los fallos de Moutinho y Bruno Alves en la tanda de penalties les dejaron fuera de lo que hubiese sido su segunda final.
Final que si han alcanzado en la actual edición y por un camino bastante diferente al seguido en otras ediciones. Donde los portugueses solían cuajar notables (o sobresalientes) primeras fases, en esta ocasión ha sido toda lo contrario: tres empates en otros tantos partidos en un grupo, en teoría, muy asequible (Islandia, Hungría y Austria eran sus rivales) que les relegaron a la tercera posición. Sin embargo, el ser ésta la primera edición  con 24 equipos, que daba opción a clasificarse para octavos a los cuatro mejores terceros dio a los capitaneados por Cristiano Ronaldo la opción de acceder a octavos de final.
Fernando Santos, el hombre que ha llevado a Portugal a su segunda final continental (Foto: gazzettaworld.it)
Tampoco ha sido fácil el camino desde entonces: Croacia, en octavos, sólo cayó en el minuto 117 de la prórroga gracias a un gol de Ricardo Quaresma y, ante Polonia, en cuartos, hubieron de recurrir a los penalties. Más asequibles fueron las semifinales, antes la Gales de Gareth Bale, gran sorpresa del torneo, pero que, máxime con la baja de Ramsey, apenas pudieron plantar cara a Portugal.
Este domingo, Portugal tiene la ocasión de lograr el primer título internacional de selecciones absolutas. Un notable rival (Francia, dos veces campeona y organizadora de la presente edición), un jugador en estado de gracia (Antoine Griezmann, pichichi de la Euro con seis dianas en 6 partidos) y un público entregado a los suyos, serán los obstáculos que hayan de salvar los lusos. Pero pasar a historia como los jugadores que dieron por fin un título a su patria, tras tres semifinales y ‘su’ final perdidas, pueden pesar mucho más. Cinco semifinales en siete participaciones lo merecerían.
 
P.D.: Y pesaron mucho más. Y no sería por falta de dificultades: al margen de las propias de la selección francesa y del ambiente, la gran estrella portuguesa, Cristiano Ronaldo, se vio obligado a abandonar el partido mediado el primer tiempo tras una entrada (seguramente, fortuita, pero dura) del francés Payet. Pero Portugal se recompuso y, con una magnífica lección de Fernando Santos en el banquillo, manejando muy bien los tiempos y las tácticas, dio a los portugueses su ansiado título, gracias a un gol de Eder.
 
NOTA del AUTOR: Este texto, salvo la postdata, fue publicado en @VAVELcom el pasado sábado 9 de Julio de 2016.

Sorteo Eurocopa’ 16 (segunda parte)

Tras el análisis de los grupos A, B y Crepasamos en esta segunda parte del artículo los tres grupos restantes:



Grupo D (España, República Checa, Turquía y Croacia): El actual campeón de Europa, España, cayó encuadrada en un grupo peligroso, un grupo en el que no tiene como rival una super-potencia europea, pero en el que cualquiera de los tres rivales pueden plantearle dificultades. La primera incógnita a resolver en este grupo será qué selección española veremos en Francia’16: si la que consiguiera encadenar 2 Eurocopas y un Mundial consecutivos (único equipo en la historia en lograr tal hazaña) o la que cayese en primera fase de forma estrepitosa en la primera fase de Brasil ’14.
Cierto es que, con relación a aquel equipo que maravillase al mundo entre 2008 y 2012, España presenta las ausencias de Xabi Alonso y Xavi Hernández, dos jugadores absolutamente claves (sobre todo, el catalán) pero  no es menos cierto que los Iniesta, Silva, Busquets, Mata, Cazorla… siguen teniendo talento más que de sobra para poder ser considerados uno de los favoritos a esta Eurocopa y máximo aspirante a la primer plaza de este grupo D.
Y, si hubiésemos de ordenar a los tres rivales, tanto en posibilidades de alcanzar la segunda plaza (siempre suponiendo que España sea primera) como en opciones de plantar cara a España, tal vez el orden sería el siguiente: Croacia, Turquía y República Checa.
Tienen los croatas, jugador por jugador, un equipo más que notable, con muchos de sus integrantes jugando en equipo punteros de Italia y España: Mandzukic y Kalinic están cuajando una notable temporada en Juventus y Fiorentina, respetivamente… Y los Rakitic, Modric, Brozovic o Kovacic forman parte de un mediocampo de muchos quilates. Tal vez, la parte trasera sea su talón de Aquiles a la hora de afrontar una competición de este tipo.

Rakitic y Modric, dos de los principales referentes de Croacia

Rakitic y Modric, dos de los principales referentes de Croacia (Foto: depor.pe)
Turquía, por su parte, no tiene posiblemente la cantidad de nombres relevantes de la que dispone Croacia pero sería casi un pecado menospreciar a una selección con Arda Turan y Hakan Çalhanoglu en sus filas. Además de estos dos ‘genios’, dispone el seleccionador turco, Fatih Therim (que vive su tercera etapa al frente de los otomanos), de un buen numero de notables complementos: Toprak, para la defensa, Sahin, en mediocampo, Burak Yilmaz, para el ataque…
Además, es la actual selección turca un equipo que gusta de jugar muy bien armada atrás y salir en velocidad al contraataque aprovechando el talento que tienen de mediocampo hacia adelante; y este tipo de planteamientos son los que más daño suelen hacer a España.
la República Checa parece estar muy lejos del nivel que les llevó, ya como país desgranado de la antigua Checoslovaquia a ser subcampeones de Europa en Inglaterra’1996 y semifinalistas en Portugal’ 2004. Únicamente los gunners Petr Cech y Thomas Rosicky parecen estar al nivel de lo que un día fue el combinado de los Nedved, Baros, Poborsky, Smicer…
No obstante, ganaron su grupo de clasificación  con una cierta solvencia: primero de grupo con 22 puntos de 30 posible. Un grupo con algunas peculiaridades: Islandia, uno de los debutantes en esta Eurocopa, se clasificó segunda; Turquía fue tercera y volverán a coincidir en esta fase final y Holanda, un referente del fútbol europeo y mundial, cayó eliminada de forma abrupta, sin siquiera tener acceso a repesca y avocando a sus estamentos futbolísticos a una profunda reflexión.
Grupo E: (Bélgica, Italia, República de Irlanda y Suecia): Se presenta este grupo E como uno de los más atractivos de esta fase final. Bélgica, dados sus excepcionales resultados en los últimos años partía en el bombo como cabeza de serie y el gran ‘coco’ del bombo B (países con mejor puntuación UEFA tras los cabezas de serie) era la Italia de Antonio Conte. Completan el grupo la Suecia del gran Zlatan Ibrahimovic (Europa no se podía permitir un gran torneo sin él) e Irlanda del Norte, la cuarta selección británica en este evento.
La Bélgica de Marc Wilmots ha conseguido reunir una generación de excelentes futbolistas se mire la línea que se mire: Courtois está sin duda alguna entre los tres mejores porteros del mundoVermaelen, Alderweireld, Vertonghen o Kompany son centrales de probada solvencia; Witsel, Hazard, de Bruyne, Fellaini, Mertens, Dembelé, Carrasco, Nainggolan, Defour… la lista de mediocampistas de nivel es interminable y la lástima es que más de uno se quedará fuera de la lista definitiva de esta verano y, para el ataque, Origi, Lukaku o Benteke deben ser los encargados de materializar las ocasiones que, a buen seguro, generará su mediocampo.

Kevin de Bruyne tiene todo para ser uno de los destacados de esta Euro

Kevin de Bruyne tiene todo para ser uno de los destacados de esta Euro (Foto: uefa.com)
Si no fuera por los puntos débiles que presenta, el talento que poseen les haría claros candidatos al título en París. Pero la ausencia de laterales de nivel (Alderweireld y Vermaelen, centrales habituales en sus equipos suelen desempeñarse como laterales en la selección), la falta de un buen pivote defensivo y el no disponer de un goleador a la altura del resto del equipo, pueden penalizarles es una gran competición. Aun así, mucho cuidado.
Su gran rival por el primer puesto debe ser la Italia de Antonio Conte. Un equipo que tampoco tiene el nivel de hace algunos años pero que siempren resultan competitivos en este tipo de eventos.El ‘eterno’ Buffon y ‘la BBC italiana’ (Barzagli, Bonucci, Chiellini) volverán a ser la base de su seguridad defensiva, otros de los sellos italianos a lo largo de la historia. Sin embargo, a partir de ahí, comienzan los problemas italianos en dos aspectos fundamentales del juego: la creación y el remate. Si bien dispone de algunos notables, o sobresalientes, jugadores en la parcela ancha (otro ‘eterno’, el gran Andrea Pirlo, Marchisio, Montolivo, Verrati…) ninguno es un generador de juego ‘al uso’, un ‘trecuartista’, que dicen en Italia; por lo que una gran parte de la generación de juego de la azzurra sigue dependiendo de Pirlo. Y el otro lunar italiano: adolecen de un buen ‘9’. Tienen notables mediapuntas o segundos delanteros (Giovinco, Candreva, Insigne…) pero no un buen rematador (con permiso de Balotelli y su carácter).

Aunque juega actualmente en la MLS, Giovinco estará este verano en Francia con su selección

Aunque juega actualmente en la MLS, Giovinco estará este verano en Francia con su selección (los18.com)
Como tercero en discordia, aparece la Suecia del genio Ibrahimovic. Su sola presencia basta para que no se deba menospreciar a los suecos pero lo que le rodea actualmente en su selección no es excesivo: jugadores que fueron notables pero ya en la recta final de sus carreras (el medio Kim Kallstrom o el segundo punta Johan Elmander), jugadores que prometían mucho pero que no llegaron a lo que parecía (el portero Andreas Isaksson o el delantero Ola Toivonen)… Salvo actuación descomunal de Ibrahimovic o batacazo de belgas o italianos, no deberían ser rival para las dos primeras plazas.
Y la República de Irlanda, equipo duro y aguerrido, como buenos británicos y con el veterano Robbie Keane como gran referencia. A su lado, un puñado de jugadores de un nivel aceptable, la mayoría de ellos jugando en equipo de la parte media de la tabla de la Premier inglesa: el defensa Coleman y los medio McCarthy, Gibson y McGeady en el Evertonel delantero Shane Long en el Southampton o el defensa O’Shea (10 años en el United), en el Sunderland. A priori, deben tratar de luchar con Suecia por la tercera plaza del grupo que puede dar acceso a los octavos.
No debemos cerrar el análisis de este grupo sin mencionar una curiosa estadística. La República Irlanda ha jugado dos fases finales de Eurocopas: Alemania 1988 y Polonia-Ucrania 2012. En ambas cayó en la primera fase y en ambas la final la disputaron dos equipos de su grupo: Unión Soviética – Rusia en 1988 y España – Italia en 2012. ¿Enfrentará este año la final a belgas e italianos?
Grupo F (Portugal, Islandia, Austria y Hungría): Visto sobre el papel, tal vez sea este grupo F uno de los más flojos de los que componen esta fase final. Portugal, pese a sus tradicionales limitaciones (ausencia de un buen rematador hace ya demasiados años) no debería tener excesivos problemas para clasificarse como primero: los Cristiano, Danny, Nani… deben suplir de forma muy poca traumática esta ausencia de un ‘9’, cuando menos, para los enfrentamientos este grupo F.
De medio campo hacia atrás, los nombres que vienen siendo habituales en Portugal en los últimos años: Bruno Alves, Pepe, Coentrao, Carvalho, Eliseu en la defensa y Tiago, Veloso o Moutinho en ataque. Muchos de estos jugadores, por un puro problema de edad, están posiblemente ante la última gran cita de su carrera a nivel de selecciones; y Portugal debería aprovechar los últimos estertores de esta generación ya que, pese a alguna aparición reciente (Danilo, André André, William Carvalho) la renovación no parece muy clara.

Cristiano Ronaldo volverá a ser el gran referente de Portugal

Cristiano Ronaldo volverá a ser el gran referente de Portugal (Foto: pasionfutbol.com)
Tras demasiados años ausentes de las grandes citas (salvo su participación como co-organizador en la Eurocopa de 2008, llevaban desde el Mundial de Francia ’98 sin asistir a eventos en verano), Austria ha reunido en los últimos años un grupo de jugadores que les permitirá volver a mostrarse al mundo: los defensas Prödl, Fuchs y Alaba, el medio Junuzovic, los delanteros Arnautovic y Janko…
Ganó de forma arrolladora su grupo: sólo un empate, en primer partido en casa ante Suecia, para después encadenar 9 victorias consecutivas e imponerse a los citados suecos, terceros y rusos, segundos.
Un caso similar a Austria lo supone Hungría: el Mundial de México ’86 fue su última gran cita internacional y a Bélgica ’72 hemos re remontarnos si de Eurocopas hablamos. Una lástima para un país que fue uno de los referentes en Europa en las décadas de los 50s y 60s. Tercera en su grupo de clasificación tras Irlanda del Norte y Rumanía, se clasificó en la repesca tras deshacerse de Noruega. Balazs Dzsudzsak, hoy en el Bursapor, pero que prometía mucho en sus años en el PSV Eindhoven y Zoltan Gera, hoy en Ferencvaros, pero ‘toda una vida’ en Inglaterra (WBA y Fulham) son los principales referentes de un equipo que se antoja no tendrás excesivas opciones de avanzar a rondas posteriores.

Balasz Dzsudzsak, con la camiseta de su selección

Balasz Dzsudzsak, con la camiseta de su selección (Foto: squawka.com)
E Islandia, otro de los debutantes en esta Eurocopa de 24 equipos. Clasificada con enorme mérito como segunda en el Grupo A, por detrás de la República Checa y por delante de Turquía, tampoco parece tener excesivas opciones de avanzar de ronda, salvo mediante la vía de ser uno de los mejores terceros.
Con el mediocampista ofensivo del Swansea Gylfi Sigurdsson (otro jugador que prometía muchos más en los inicios de su carrera), el veteranísmo Eidur Gudjohnssen y delantero de la Real Sociedad Finbogasson como principales referentes, el objetico de los islandeses no debe ser otro que el de disfrutar y coger cierta experiencia en este tipo de lides que les pueda servir para posteriores fase de clasificación.
Sistema de competición: Al ser la primera Eurocopa con 24 equipos (16 era lo habitual desde Inglaterra’ 96), merece la pena una breve reseña sobre el sistema de competición. Los cuatro equipos de cada uno de los seis grupos jugarán, todos contra todos, en el sistema de liguilla habitual. Los dos primeros de cada grupo (12 equipos) más los cuatro mejores terceros formarán parte de los octavos de final, ronda que se añade a los tradicionales cuartos, semifinales y final.
NOTA del AUTOR: Estos dos artículos sobre el sorteo de la Euro 2016 han sido escritos con la inestimable colaboración de David Coello.