Archivo de la categoría: Perfiles Jugadores

Çalhanoglu, Pantic 2.0

Dice Pep Guardiola que Roger Schmidt es una de los mejores técnicos del panorama actual y que le maravilla cómo prepara a sus equipos. Exentrenador del Red Bull Salzburgo las dos últimas temporadas, lo cierto es que está completando una temporada brillante en ésta su primera al frente del Bayer Leverkusen.
 
Çalhanoglu, excepcional lanzador de libres directos
(Foto: mundodeportivo.com)
Con bastante poca creatividad en el doble pivote, su gran arma reside en los planteamientos tácticos de Schmidt, marcados por su enorme y bien estudiada presión en todo el campo y sus  transiciones defensa-ataque que serían bastante más difíciles sin la calidad que atesora su línea de tres media puntas por detrás del delantero: de derecha a izquierda, Bellarabi, Çalhanoglu y Son.
 
Aunque cualquiera de los tres daría para un buen artículo, quisiera centrarme hoy en Hakan Çalhanoglu. Aunque nacido en Alemania (en Mannhein, concretamente), es turco de origen y, de hecho, eligió ser internacional por el país de sus padres, haciendo su debut oficial en 2013.
 
Ocupa el sector central, por detrás del delantero centro, en ese 4-2-3-1 que aplica Schmidt al Bayer Leverkusen y, desde ahí, organiza, pasa y llega a gol. Dentro de ese fútbol de presión y transiciones rápidas que tanto admira Guardiola, Çalhanoglu se ha convertido este año en pieza clave.
 
Muy dotado técnicamente y con notable llegada a la portería contraria (su gol al Atlético de Madrid en el partido de ida de los octavos de final de la UEFA Chamions League es un ejemplo perfecto de su juego), su otra gran virtud es el saque a balón parado: ya sea para lanzamientos directos a portería o para centros a sus compañeros, su pie derecho es un auténtico guante.
 
Quien lo vea jugar y tenga la suficiente edad para haber visto jugar a Milinko Pantic, creo que no podrá evitar la comparación entre ambos. Cierto es que hay algunas diferencias: en su gran época en el Atlético, Pantic jugaba con un solo medio centro por detrás y dos puntas por delante, lo que le obligaba a bajar un poco más a por la pelota para construir el juego; por su parte, Çalhanoglu juega con dos medio centros por detrás y un solo punta por delante. Tal vez, sea una parte de la explicación de que el turco tenga más llegada a gol que el serbio pero, al margen de la posición sobre el terreno de juego, también hay algo de características del jugador.
 
Pero, en líneas generales, Çalhanoglu es un jugador muy parecido a Milinko Pantic: (casi) misma posición, buenas cualidades organizativas y como pasador y excelente lanzador a balón parado. Desafortunadamente, sobre todo, para aquellos que vimos en el Calderón sus mejores años, Pantic duró poco en la élite: llegó al Atlético de Madrid con 29 años, de la poco seguida Liga griega, y se fue con 32, al modesto Le Havre francés.
 
El caso de Çalhanoglu es completamente diferente: con 21 años recién cumplidos, ya he llegado a una Liga de las más potentes de Europa y a un equipo de considerable nivel. Tiene toda su carrera por delante y, a poco que le acompañe la suerte, en un equipo y/o liga de superior nivel.
 
NOTA del AUTOR: Escrito para @GarrinchaMGZ en Abril de 2015

Hirving Lozano, el muñeco diabólico

Donde cualquiera pudiera pensar que su apodo – el Chuky, en referencia al protagonista de la saga de películas de Don Mancini -, viene de su estilo y su forma de desempañarse en el terreno de juego, resulta que el apodo le viene a Hirving Lozano de un motivo mucho más banal: recién llegado a las categorías inferiores de Pachuca, tenían por costumbre en la concentraciones esconderse debajo de las camas para asustar desde ahí a sus compañeros cuando estaban desprevenidos.
Hirving Lozano, celebrando un gol con Pachuca
(Foto: planoinformativo.com)
Con apenas 20 años (cumplirá 21 el próximo 30 de Julio), Lozano lleva una carrera fulgurante de la que todavía no se divisa, ni mucho menos, su límite. Toda una vida, si se puede decir eso a su edad, dedicada a Pachuca y un estilo de juego eléctrico, desbordante, encarador, desequilibrante… Aunque comenzó jugando de extremos derecho (incluso, de lateral en esa misma banda), alcanza sus mayores prestaciones partiendo de banda izquierda para, desde ahí, bien encarar la portería rival, bien asistir a un compañero mejor situado… El 4-3-3 con extremos es el esquema donde mejor se desenvuelve aunque el 4-2-3-1 también le encaja pero siempre cerca del área, siempre cerca de esa zona de influencia donde es realmente dañino… Su juventud hace que todavía tenga un notable margen de mejora y defectos a pulir: entre ellos, su innata tendencia a encarar siempre hacia dentro, hacia el arco rival, lo que le hace un jugador un tanto previsible para las defensas. Pecadillos de juventud, con el tiempo aprenderá que driblar hacia fuera, hacia la banda es una opción muy a tener en cuenta en no pocas ocasiones.
En Pachuca ha ido derribando puertas y quemando etapas con la ambición que todo joven debería tener y con la calidad que sólo unos pocos tienen. Debutó en la Liga MX (primera división en México) el 8 de Febrero de 2014, ante el América en el Estadio Azteca y, aunque pocos estadios y rivales pueden imponer más a alguien de 18 año, marco su primer gol con la camiseta de los Tuzos a las cinco minutos de haber saltado al campo. En agosto de ese mismo año, repitió la jugada, pero esta vez en la CONCACAF Champions League (el equivalente a la Champions europea): debut y gol en el primer partido.
Y a nivel de selección, debutó en Enero de 2015, con la sub-20 mexicana, en el campeonato sub-20 de la CONCACAF y, otra vez en el primer partido, marcó dos goles y dio cuatro asistencias. Tres goles más a lo largo el torneo le hicieron Botín de Oro de aquel campeonato, convirtiéndose en pieza clave para que su país se alzase con el título. Tras disputar el Mundial sub-20, pasar por la sub-22, desde principios de año es un fijo en la selección absoluta de Juna Carlos Osorio, con quien disputó la pasada Copa América y forma parte también de la sub-23 que disputará los Juegos Olímpicos en Brasil el próximo mes de Agosto.
 
Hirving Lozano, con la camiseta de la selección mexicana (Foto: tricolor.com.mx)
 
¿Y el futuro? Parece claro que en Europa, más pronto que tarde. Y ese ‘pronto’ puede ser tan inmediato como este verano. Pero, donde hace unos meses se hablaban de equipos de nivel medio-alto y ‘puertas de entrada’ habituales de jugadores sudamericanos a Europa (Oporto, PSV o Real Sociedad), hoy se habla de todo un Manchester United. Y donde hace cuatro meses, se hablaba de unos diez millones de dólares, hoy parece que Pachuca no lo vendería por menos de veinte. Su espectacular final del Clausura 2016 con su club y sus convocatorias para Copa América y JJ.OO. han jugado un papel decisivo (y exagerado, tal vez) en este aumento de expectativas y valoración.

Si continúa con la progresión que lleva, es jugador para equipo grande europeo, pocas dudas hay sobre eso. Pero, vistas otras experiencias, lo que tendrán que dilucidar el jugador y su entorno es si el salto a un equipo grande y con la presión añadida que va a tener el United este año (tras varios años de fracasos y con Mourinho como nuevo técnico), es la opción ideal para el Chuky. Tal vez, dos o tres años de adaptación a Europa en un equipo de nivel medio-alto, sin tantísima exigencia, pudieran ser el puente ideal para su ‘ataque’, entonces ya si, a uno de los grandes de Europa. Esperemos acontecimientos.

NOTA del AUTOR: Escrito para @TFM_web

Un Banega en plena madurez llega al Inter

Dos han sido los inconvenientes principales que ha tenido que salvar Ever Banega para convertirse en un futbolista de primer nivel: su carácter díscolo y poco centrado, durante demasiados en cuestiones ajenas al fútbol, que le hizo ser más veces noticia por acotecimentos fuera del terreno de juego que dentro , y una cierta indefinición en su posición natural: decían en Argentina, país tan dado a asemejar dorsales con posiciones, que no tenía capacidad defensiva y sentido táctico para ser un ‘5’ ni suficiente creatividad para ser un ‘10’. Y no andaban muy desencaminados.
Banega, luchando por un balón con la camiseta del Sevilla (Foto: 90min.com)
Tras algunos años convulsos en el Valencia, cesión incluida al Atlético de Madrid, donde no terminó, salvo momentos muy puntuales, de plasmar en el césped el talento que, indiscutiblemente, atesora, Banega ficharía por el Sevilla en el verano de 2014. Y allí, de la mano de Unai Emery, su gran valedor y, tal vez, ayudado por su madurez como persona, ha ido madurando de forma exponencial como futbolista.
Con Emery coincidió en el Valencia entre 2009 y 2012, hasta la salida del preparador vasco del club che, pero éste no dudó en incorporarlo a las filas del Sevilla en cuanto vio la oportunidad. Y allí, a orillas del Nervión, es donde ha explotado definitivamente: partiendo de una posición por detrás del delantero en el 4-2-3-1 tan habitual en Emery, Banega se ha transformado casi en lo que los ingleses llaman jugador box-to-box,capaz de recoger el balón en su propio área y llegar a posiciones avanzadas en la contraria. Además, ha ido desarrollando un entendimiento brutal del juego, sabiendo perfectamente qué hacer con la pelota en cada situación y convirtiéndose, así, en el refugio de sus compañeros cuando las cosas se ponían difíciles y no sabían qué hacer con la pelota.
Y esta adquirida madurez y su peso específico dentro del Sevilla tri-campeón de la UEFA Europa League (las dos últimas, con Banega al mando) son las que han llamado la atención del Inter de Milán quien, tras semanas de insistentes rumores y confirmaciones oficiosas, confirmo de forma oficial su fichaje el pasado día 6 de Julio.
Un fichaje que, con Roberto Mancini como entrenador interista, sorprende pero no tanto. Sorprende porque no es Mancini muy amigo de hacer jugar a sus equipos con la clásica figura del ‘enganche’. Los ejemplos serían innumerables si analizamos su carrera como técnico pero baste, como muestra, un botón: al único jugador de esas características que tenía en la plantilla, el brasileño Hernanes, lo dejó ir a la Juventus. Pero sorprende “no tanto” por el tipo de jugador en que Banega se ha convertido: un jugador que no rehúye el esfuerzo físico y la implicación defensiva y que no es, específicamente, lo que llaman en Italia un ‘trecuartista’ y que es el tipo de jugador del que huye Mancini; un jugador que, aunque muy bien dotado técnicamente y con grandes condiciones de pasador, no suele cubrir mucho campo ni destacar por su esfuerzo físico.
Ever Banega, celebrando un gol logrado con el Sevilla (Foto: mundodeportivo.com)

El jugador en que se ha convertido hoy Ever Banega puede ser muy útil para Mancini y su Inter: un jugador que cubre mucho campo, colabora en tareas defensivas en medio campo pero que, a la vez, tiene la suficiente calidad para crear juego, virtud ésta que fue una de las grandes lagunas del Inter el pasado año y que, tras un comienzo de temporada notable, le fue descabalgando poco a poco de la lucha por el Scudetto. Si se adapta bien (o si Mancini logra que encaje bien),un Banega en el mejor momento de su carrera puede ser esa ‘pieza faltante’ que le de al Inter el salto de calidad que necesita para, al menos, disputar el título, cosa a la que lleva demasiados años sin siquiera acercarse.

NOTA del AUTOR: Artículo escrito para @calcio_VAVEL